HISTORIA DEL PENE: EL PENE DEL DIOS GRIEGO PRÍAPO, EL CAÑÓN HUMANO...

Hablar de penes en la historia es hablar, casi invariablemente, de longitudes. Y es que, aunque la moderna sexología no da importancia al tamaño de los genitales, y no se canse de repetir que para conseguir el placer sexual da lo mismo ser un ratón o un cachalote, lo cierto, y es más que evidente que, en casi todas las tradiciones, se ha tendido y se sigue tendiendo a idealizar y mitificar la demesura en esa parcela de la anatomía masculina.

A PARTIR DE HOY NOS DEDICAREMOS A EXPLORAR DATOS CURIOSOS, ALGO DE HISTORIA, TONTERÍAS, INFORMACIÓN TÉCNICA, COJUDECES, ETC. SOBRE ESTE ÓRGANO COMPAÑERO LLAMADO PENE...


ESTA ENTRADA NO SERÁ, NECESARIAMENTE, HECHA EN BROMA. POR EJEMPLO, HOY, POSTEAMOS UN DATO HISTÓRICO QUE ES BUENO CONOCER SOBRE EL DIOS GRIEGO PRÍAPO.


A DISFRUTAR, ENTONCES, DE LA HISTORIA DEL PENE. AUNQUE CADA PENE TENGA SU PROPIA HISTORIA...


PRÍAPO, EL CAÑÓN HUMANO


De ese dios greco-romano, del que bien podría decirse que "érase un falo a un hombre pegado", llamado Príapo, nadie ignora que debe su fama a las inusitadas dimensiones de su implemento, que, sin exagerar, era más grande que él. Pues bien, este dios que para los Griegos era el guardián de jardines y de viñas, hijo de Dioniso y Afrodita, ahí es nada, se le tuvo durante siglos como personificación de la fertilidad, y no solo de la humana, porque también propiciaba las buenas camadas en los rebaños y las cosechas abundantes. Su colosal pene, en realidad por lo que para nosotros sigue siendo tan famoso, que en algunas pinturas aparece sostenido por una especie de grúa que algunos han intuido como balanza, era tan portentoso, además de colosal, yo lo hemos dicho, que hasta los romanos, al parecer gente muy docta en estos meneteres de la entrepierna, lo usaron en efigie para alejar el mal de ojo, e incluso las distinguidas damas de la nobleza latina como amuleto propiciatorio.
blog comments powered by Disqus